martes, 28 de noviembre de 2006

Emboscada en verde

Hasta hace relativamente poco tiempo, nunca me atreví a tener (¿mantener?) a ningún ser vivo en mi casa. Demasiada responsabilidad.
Por alguna razón, unos años atrás acepté unas macetitas chiquitas, con "hijitos" de aloe vera, cintas y dolar, y los coloqué en el balcón. Hoy los hijos y nietos de esas precursoras llenan la casa y mi oficina. Dice Mercedes, la señora que viene a ayudarnos con la limpieza, que tengo buena mano para las plantas... ¡¡¡Horror!!! ¿cómo me dejé atrapar de esta forma? ¿qué va a seguir, una mascota? ¿y luego hijos? ¡Que alguien me diga cómo salir de esta!

5 comentarios:

Linus dijo...

No hay salida. En cinco años estás con dos perros y tres niños.

Fodor Lobson dijo...

Linus, no se si agradecerle la honestidad, o mandarle la factura del analista.
De cualquier forma gracias por pasar.
:-)

damaris dijo...

la proporcion es geométrica y tiende a la simultaneidad, aunque no no nos demos cuenta
take it easy
:)

Fodor Lobson dijo...

Gracias por el consejo , Damaris. Intentaré tomármelo con calma
¿Debo concluir que no voy a recibir ninguna pista de cómo salir de esto, sino solo consejos de cómo saber vivir con este in crescendo de responsabilidades?
Saludos!!!

gerund dijo...

bueno, todos saben que después de las plantas, vienen las pelis con pochoclo...

;)