viernes, 15 de diciembre de 2006

God save the Grinch

Confesión:

¡detesto la decoración navideña!
Plástico y brillitos por doquier, piñas barnizadas, bolitas, hojitas, campanitas, bayitas rojas, espumillón plateado, dorado, mixto, multihorror, sombreritos de Papá Noel, botitas de Papá Noel, paquetitos simil regalo, moños varios, nieve artificial, lucecitas de colores (fijas o titilantes), stencil con aerosol simil nieve en los cristales ...
Aparecen primero en los supermercados y grandes almacenes (¡en Noviembre!), luego en las vidrieras de los comercios y finalmente en las casas. Se empieza armando el arbolito , unas bolitas aquí, un adornito allá, unas lucecitas... y finalmente llega el turno del espumillón, que empieza en el arbol y si no se controla termina por toda la casa en una orgía de mal gusto. Finalmente como guinda (nunca mejor dicho), el adornito compuesto colgado en la puerta, y el centro de mesa (que es prácticamente igual al adornito de la puerta, sólo que va en posición horizontal y tiene un espacio para una vela).
Resumiendo: ¡una horterada! (disculpen el uso de vocabulario propio del castellano peninsular, pero le calza como un guante).

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Además:

Proliferan Papanoeles sospechosos. Los pavos transpiran adrenalina fría por el miedo. El muérdago no pincha y el azúcar no endulza. La nieve es un deyavú de esto-nunca-lo-viví-antes.El dedo rueda por la agenda buscando teléfonos para discar aleatoriamente. La nuez que costó abrir tiene adentro gusanos. Un par de luces del arbolito están quemadas. Nuestros fantasmas se sientan a la mesa y nos soplan la vela del arreglo navideño con renos. Un tío lejano trajo pirotecnia vencida. Y el corcho de la-sidra-o-el-champán nunca cae en mi cabeza.

Charlotte dijo...

lo detesto con pasión!! odio todos los motivos navideños.

Fodor Lobson dijo...

Estimada Novestirsantos no me animo todavía a llamarla por el diminutivo)
Gracias por su aporte. Me gustó en particular la figura de la nuez agusanada.
Me dí un paseo por su blog, que me encantó; google blogger no me dejó en este momento dejarle recado, se lo debo.

Charlotte, ¡gracias!
me reconforta no ser el único con este tipo de animadversiones viscerales.

lauruguacha dijo...

Los que me matan son los muñequitos de Papá Noel a pilas que bailan moviendo las caderas y ahora apareció uno que sube una escalera cuando le tocas la cola ( allí tiene el botoncito)...¡ Papanuellll es trolooooo!

Fodor Lobson dijo...

Lauruguahca, que sea trolo no es para nada preocupante, lo que me resulta inquietante es que su principal hobbie sea hacerle "regalitos" a los niños. ¿cómo no lo han acusado todavía de pederasta?
Y ademà, ¡qué antecedentes!escándalos sexuales con duendes y renos. Me recuerda mucho a otro personaje "amigo" de los niños que se rodeaba de monos y se cree Peter Pan...

lauruguacha dijo...

Seee...pero volviendo a Papá Noel, pa mi que los duendes son mano de obra esclava o si no es explotación infantil y maltrato a los animales. Por eso el gordito barbudo se cambia de nombre "asigún onde anda", que Santa Claus, que San Nicolás...mmmm...Usted: ¿ no desconfiaría?

Fodor Lobson dijo...

Definitivamente, algo turbio hay en todo este negocio.
Me parece que la única forma de atraparle sería a como lo hicieron con Al Capone. ¿pagará el gordo sus impuestos?

lauruguacha dijo...

Es que el gordo ante una inspección de la Dirección General Impositiva, no se va por las ramas...se va por la chimenea!!! Y el domicilio no lo tiene declarado! Pssssshhhh...así...cualquiera!