lunes, 8 de enero de 2007

Isabel vs Antonio

¿Cómo ha hecho para parecerse tanto? Eso fue lo primero que me pregunté apenas ví en TV alguna imagen de la La Reina (The Queen) cuando se rodaba o cuando se estrenó en Gran Bretaña.
Bien, ayer ví la película, y el parecido va más allá de lo físico o gestual; en realidad, no es que yo sea íntimo de Isabel II como para que mi opinión tenga algun fundamento o autoridad, pero me imagino a la reina de Inglaterra, tal y como Helen Mirren la interpreta.
Y es que la Mirren nunca deja de sorprenderme, no solo puede hacer de Isabel I, de Isabel II, de chica de calendario, de sirviente en Gosford Park, de mujer de cocinero con ladron y con amante, sino que al ver de nuevo, tras muchos años, Calígula, la encuentro como esposa del mismo!!

Además de Helen, el parecido de Michael Sheen y James Cromwell a sus personajes, respectivamente el primer ministro, Tony Blair, y el marido de la reina, el Duque de Edimburgo, es, a mi entender, también asombroso.
Una buena caracterización de los personajes, no es por sí sola garantía de una buena película. Afortunadamente, en este caso, el resto de ingredientes también encaja a la perfección.
La película reproduce los acontencimientos que siguieron a la muerte de Diana, pero desde una perspectiva nueva, la de la família real y el gobierno. Al principio, y durante gran parte de la película, mi percepción de la situación era la que quedó en el imaginario popular cuando los hechos realmente ocurrieron, la fría y rígida familia real, representada por la Reina, no supo mostrar el duelo y respeto que la ocasión ameritaba, teniendo en cuenta la gran popularidad y humanidad de Diana... Pero resulta que el autentico protagonista de la película es Tony Blair, puesto que es con quien uno se identifica más o menos subjetivamente, y junto con él, mi percepción de la situación fué cambiando a lo largo de la película, con un momento clave y punto de inflexión, hacia el final de la cinta cuando ante un comentario referido a la falta de humanidad de la reina por parte del director de comunicaciones del gobierno, Alastair Campbell, Blair sale en defensa de la monarca, que lo fue por más de cincuenta años, incluyendo una guerra y la depresión económica que la siguió, situacíones mucho más graves que la muerte de la persona que más dañó la institución que ella representa, por muy popular, glamorosa y humanitaria que ésta fuera.

Bravo.

Me gustó, me gustó, me gustó. Le pongo un 8.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Todavía no la vi, pero tenés razón el parecido es increible

Adriana dijo...

repito lo mismo que dije en el otro post, Diana hizo mucho por esa familia real, no se la merecían.

Fodor Lobson dijo...

Anónimo, veala.

Adriana,
mmmm sus comentarios tienen siempre que ver con Diana Spencer... ¿se reencarnó en usted?
:D