lunes, 29 de enero de 2007

Mendoza-Tucumán-Mendoza

Recién regreso de una de mis breves escapadas al norte, en las que me junto con mis amigos salteños y tucumanos.
En estos reencuentros, 3 ó 4 veces al año, los afectos y las emociones nos afloran, y para no perdernos en un mar de ñoñez, nos empapamos en alcohol. A quien haya visitado el noroeste argentino, o tenga amigos de por ahí, sabrá de lo que hablo.
La cuestión es que al despertarme el sábado a medio día, detecté el olor de alcohol que emanaba de mi cuerpo, junto con la transpiración. Me quedé muy sorprendido... ¿cómo era posible? he tomado mucho más otras veces y esto no sucedía.
Al cabo de un rató lo entendí. ¡Hasta ahora el olor del pucho siempre había tapado el olor del alcohol!

12 comentarios:

lauruguacha dijo...

Estimado Fodor Lobson: Con mucho respeto ¿ probó bañarse?

Maguila dijo...

Por eso los expertos (y en esto yo me considero experto) aconsejan no dejar el pucho si no se está dispuesto a dejar el alcohol en exceso, son absolutamente complementarios, a quien se le ocurre empedarse sin fumar...por favor!!!!
Abrazo
PD: Yo a pesar de fumar siempre me siento el olor a alcohol.

Fodor Lobson dijo...

Uru, estimada, ya sé que sus comentarios son siempre con todo respeto, ahora... ¿Bañarme estando borracho antes de ir a dormir? no lamentablemente no es posible, me desmayo en la cama directamente. Además no sé si serviría, ya que el aroma viene con la transpiración nocturna...
Maguila, jajajajaja. Bueno, respeto su opinión de experto. Igual yo voy a seguir librándome a baco de vez en cuando. Dejar de fumar. está bien, fue una decisión sabia, pero dejar de tomar? Eso sí que no, que va a ser lo próximo, ¿dejar de gar****?

Kaitos dijo...

Siga firme con lo de dejar de fumar, cuando flaqueen sus fuerzas, hága lo siguiente... piense en la plata que ahorra en puchos diarios, y que puede gastar en Fernet!!!

Abrazo

Antoine Doinel dijo...

Hace exactamente un año estaba haciendo Tucumán-Salta-Jujuy... pura mística norteña.

Ramiro dijo...

dijo mi tía que fuiste vos!

Fodor Lobson dijo...

Bien pensado Kaitos, ¡qué buen truco!

Aaah Antoine, la mística del norte, cómo nos entendemos... Humahuaca es lo más.

Ramiro, ¿lo cualo?

ALEJANDRO LAVALLE dijo...

Buenas, primera vez acá. Che, la próxima perfumate mucho así no se siente tanto el olor etílico. Abrazo

Nove dijo...

Señor Fodor Lobson: yo también quiero/quise lo del vecino... perdón que se lo conteste por acá. en otro orden de cosas. no sólo se siente más olor a alcohol porque sus poros no largan aroma a nicotina, sino que su olfato ahora hila más fino...

Fodor Lobson dijo...

Bienvenido, Don Lavalle. Ahí le presto un broche de ropa para que se ponga en la nariz.

Nove, estimada, Ud. puede contestar aquí, allá, dónde quiera, mi blog es su blog.
Buena, la del olfato, no se me había ocurrido.

Lucy in the Sky dijo...

Estimado Fodor: usted ya está haciendo un esfuerzo sobrehumano al librarse del pucho. En esos casos el alcohol es necesario para sobrellevar tal situación. El olor a alcohol no es nada que un buen jabón no pueda combatir. Mientras tanto, sólo le resta relajarse y gozar. Un abrazo (después de que se haya bañado), Lucy

Fodor Lobson dijo...

Acá me tiene, limpito y perfumado a su entera disposición, Lucy.