martes, 20 de marzo de 2007

ESCAPARates

En un comentario que hice a un post en el blog de Ana C. le decía que nací con el chip de las compras estropeado. Lo detesto.
Cuando necesito algo de ropa - un jean, una camisa, un traje, una remera, unos zapatos, una campera y ... y ya está, no suelo necesitar nada más - voy a uno de los pocos negocios que tienen la suerte de tenerme como cliente, entro, busco algo que me guste, me lo mido, lo pago y me voy. Sí, dije suerte de tenerme como cliente, pero no porque gaste fortunas en pilcha, no señor, sino porque todo ese proceso que acabo de describir no dura más de 10 minutos.
Los que me conocen, podrían decir, "sí claro, caradura, pero cuando vas a comprar libros, o CDs o DVDs, podes pasarte un par de horitas mirando, revolviendo, eligiendo qué te comprás ahora y que dejás para el mes que viene, ¿no?" y tendrían razón, pero a dónde yo voy no es a qué tipo de productos apunta cada consumidor cuando uno VA a comprar algo. No, no, a dónde yo apunto es al inexplicable, para mí, pasatiempo de ir a ver vidrieras.
.
¿es una especie de placer masoquista? algo así como ... "voy a ver si encuentro cosas que me gusten pero que no puedo, o no debo, comprarme" o "mirá que lindo vestido me compraría si pesara 20 quilos menos o si tuviera 15 años menos" o "mirá que divina esa cocina, toda en inoxidable, con esos detalles de ebanistería fina y heladera con televisor, que no debe ocupar más que nuestra cocina, la sala y la pieza de los chicos juntas" o "¡ja! con ese televisor de 80 pulgadas y pantalla extraplana de plasma y coagulantes veríamos de puta madre el mundial (si pudieramos permitirnos el lujo de tener Direct TV que es el único sitio donde van a pasar los partidos, y además pay per view)".
.
¿es una entrenamiento para saber de antemano qué podriamos comprar si nos toca la lotería? ¿o un ensayo general para ver qué vamos a comprar la semana que viene, cuando salgamos realmente de compras?
.
¿será que el objetivo no es ir a ver cosas que nos gusten, sino que no nos gusten o que podamos criticar? "mirá que porquería de sandalias, si se vé a la legua que son de plástico", "hay que estar loca para ponerse ese mamarracho", "jajaja, mirá para comprarte unos jeans acá tenés que tener menos de 12 años, o ser anoréxica", "vamos hombre, hay que ser puto para ponerse esa camisa, y ni te digo para además llevar un collar" o "está bien, está bueno el sofá de cuero, pero ¿y el calor que te da en verano? cómo se debe pegotear uno"
.
No hay caso, no entiendo lo de ir a ver vidrieras ¿alguien me lo puede explicar?

18 comentarios:

Fender Gebiet dijo...

Usted lo ha dicho, los únicos lugares para masoquearse pensando en tooooodo lo que uno no va a poder tener, es una librería, una disquería o una casa de instrumentos musicales (en mi caso).
El resto, no existe. El día que pongan una mujer de verdad en bolas en una casa de deportes o de ropa, lo más probable es que con mi visión periférica la confunda con un maniquí, o me distraiga mirando por ENËSIMA VEZ la vidriera de la librería que está justo enfrente, donde entre libros de Piglia, Bucay y Di Nucci está la edición de las obras completas de Jack London, Hemingway y Joseph Conrad, que para mí son más atractivas que cualquier pornografía.

Y a eso voy, uno mira lo que anhela. Yo no anhelo muchas cosas (salvo, muchos libros, muchas guitarras, mucha música, muchos DVDs, y pocas cosas más -no me vendría mal una 4x4, pero no sé si se me permite-).

La sociedad de consumo no gana para sustos, conmigo.

Maguila dijo...

LE tendrías que preguntar a alguna mujer, yo, que soy fanático de libros y tecnología sobre todo, huyo de las vidrieras porque se lo que sufro despues, sinceramente, tampoco lo entiendo mucho, solamente se que hay que decir a todo que si cuando mi novia me comenta sobre algun par de zapatos porque si llego a emitir opinión empieza toda una charla sobre lo que se usa y termina media hora después en las raíces filosóficas de las modas y la frivolidad.

D. (de Damián) dijo...

Fodor, me gusta tu blog. Además me gusta el hecho de que mezclás vocablos ibéricos y argentos.
Me recuerda al Galle, un amigo de la secundaria, argentino criado allá y vuelto a los 15, que tenía tal mezcla de tonos q a veces parecía centroamericano!
Saludos!!

Subjuntivo dijo...

Ud también es de esos que entra, compra, y sale?
No soy el único que compra pantalones sin probarlos? O sí soy?



S.

lauruguacha dijo...

Mirar vidrieras es lo mássss, aunque no compremos nada! Eso sólo lo puede entender una mujer. Y en cuanto a rapidez para comprar no creo que me gane: mi último pantalón lo compre así: entré a la tienda derecho al perchero de pantalones, tomé el que estaba más adelante, me fui al probador, me lo puse, era mi talle y de la emoción casi salgo en bombacha a pagarlo ( ¿ o estaría apurada?), me fui a la caja a pagarlo y en la cola me entero que necesito a una vendedora, paré a la primera que se me cruzó, me hizo la boleta ( y perdí mi lugar en la cola, grrr), pagué y me fui feliz a mi casa. Mi hija al verme con el pantalón me preguntó: "¿ Lo compraste porque te gustó o porque era el único que había?". Es verde limón fosforescente y al ponermelo en mi casa me di cuenta que me queda grande. Evidentemente mi sentido común estaba en crisis, la compra la hice una tarde que salí a caminar porque estaba triste!

Nove dijo...

depende del estado de ánimo.
no sé si mirar vidrieras. mirar un par de vidrieras es suficiente.

gerund dijo...

Subju, no mienta...

Vontrier dijo...

Voy a reconocer que yo he salido a mirar vidrieras con el solo afán de cumplir con la maldad del día.

Fodor Lobson dijo...

Fender,
Curioso que mencione Ud. a Conrad cuando yo estoy a 20 páginas de terminar "El Corazón de las Tinieblas"... este blog se está poniendo endogámico ¿seremos todos la misma persona en distintas dimensiones?

Maguila,
hay que tener cuidado con el tema zapatos... no se busque Ud. un problema por minimizarlo.

D.
¡Gracias!
me pasa lo mismo que a su amigo, soy como un cóctel de vocabulario, expresiones y acentos y ya se sabe, un cóctel con muchos ingredientes puede ser una delicia o un brebaje imbebible. NO NO NO, ¡no digan nada! (por las dudas, jejeeje)

S.
exactamente, lo mío no es una compra, es una operación comercial contrarreloj.
Yo los pantalones me los pruebo, pero las camisas de vestir no, las elijo por el talle y color, y andando.

Uru,
Carrie Bradshaw criolla, no hay dudas.

Nove,
sí, pero ¿de qué estado de ánimo? ¿Es ud. una vidrieradoira compulsiva cuando está triste o cuando está feliz?

G.
Oh oh ¿alguna crisis en ese ente bipolar que es "Gerunjuntivo"?

Vontrier,
me parece muy bien, Vontrier, hay que hacer una maldad todos los días, para gansrse un lugarcito en el infierno.

Nove dijo...

Triste, claro. Cuando estoy feliz, hago otras cosas más interesantes.

Ana C. dijo...

Me gustó mucho eso que decís del masoquismo. Provocarse a uno mismo la necesidad de desear cosas que no podemos comprar. Ja! Realmente...

Con la ropa soy especialmente difícil. Para mí la situación ideal es ver algo, probármelo, que me quede perfecto, pagarlo e irme.

Desgraciadamente, esa especie de milagro me pasa una o dos veces por año y de ahí la necesidad espantosa de, de vez en cuando, salir a mirar vidrieras.

Actividad agotadora, por cierto.

lauruguacha dijo...

Fodor: mejor que "criolla": "del subdesarrollo", ¡que bueno estaría que me pagaran por mis desventuradas "crónicas"!

gerund dijo...

No,no. Es cierto que S. no es fan de irar vidrieras (aunque alguna vez lo ha hecho) y que generalmente vamos a donde ya sabemos. Y también es cierto que no es que salga todos los findes a pasear de esa manera, y de hecho, sólo lo hace cuando sabe que se va acomprar algo, jamás por el mero hecho de mirar o, peor, mirar y sufrir.

Peeeeeeeeeeeero... la última vez que lo acompañé a que se comparar un jean, miró, preguntó, se probó uno, después otro, después de nuevo uno...

Sólo por eso le digo que no mienta. Porque es cierto que concuerda en muchas cosas de este post, pero también es cierto que no es una mera operación comercial...

:P

(espero que no le moleste mi comentario y termine por destruir mi personalidad, quedando sólo Subju...)

Fodor Lobson dijo...

Nove,
aaah eso me gusta más

Ana C.
¿y com son las vidrieras belgas?

Uru,
... I couldn't help but wonder, is Montevideo the new New York?

Gerund,
Comprensible... un jean puede convertirlo a uno en un churro apetecible o un geek de primera. Usted que sigue SNL, ¿recuerda los "Mom pants"? jajajaja.

Z... dijo...

A ver, yo intento explicar por qué yo miro vidrieras. No me detengo demasiado, pero miro mucho, hago un paneo rapidísimo pero con la intención de registrar. Y lo hago porque me gusta ver qué hay, independientemente de que pueda ser de utilidad para mí. Me divierte ver qué se ofrece en el mercado, porque el mercado ofrece de todo: desde el deleite hasta el absurdo.
Ahora, sobre entrar y comprar, eso es otro tema. Y créame que lo entiendo, porque en particular, no debe haber cosa más odiosa que tener que comprar un jean, o zapatillas, por dar un par de ejemplos.

lauruguacha dijo...

Mmmmm...¿Montevideou? Nou nou nou! ¿ Puntcha del Este? Yessssss!!!!

Cassandra Cross dijo...

"No hay caso, no entiendo lo de ir a ver vidrieras ¿alguien me lo puede explicar?"

Yo no.

Fodor Lobson dijo...

Z...
definitivamente, sigo sin entender, es lo que yo digo, tengo el chip fallado.

Uru
yo creo que Punta del Este sería más bien algo así como los Hamptons

Cass,
compañera, ¿ud también vino sin chip de compras?