lunes, 10 de diciembre de 2007

¡Oh no!, nos tienen rodeados

Sábado, pasada la medianoche, nos sentamos con unos amigos en una pizzería para una cena tardía. A cinco metros, en un rejunte de cuatro mesas en línea, cual boda o cena apostólica, dos o tres parejas con su ruidosa desdendencia.
Lo de siempre, vaya, gritos, chillidos, lloros, correteos, caída de vasos, peleas, ... insoportable. Criaturofóbico que es uno dije:
.
Fodor: ¿y eso? ¿qué carajo hacen a la una de la madrugada estos impresentables con los chicos en lugar de acostarlos?
Amigo de Fodor: tarado, ayer terminaron las clases. Los chicos van a estar en todos lados por los próximos tres meses.
.
Un horror. Las vacaciones escolares son una plaga de proporciones bíblicas. Cual langostas los mocosos ocupan todos los rincones de la ciudad, y devorando a su paso la tranquilidad, el silencio, el ambiente relajado,....
¿porqué no se instaura un horario de protección al adulto? ¿eh? Creo que debería haber un decreto ley por el cual, a partir de las 23 horas no pueda haber chicos en restaurantes, cines, cafeterías, etc.
(mmm claro que en Los Simpson ya se hizo, jejeje, ellos siempre un paso adelante).
.
Y no va a faltar el que me diga: pero son chicos, están jugando, vos también fuiste chico ¿no? o el típico qué comentario de viejo amargado o el mucho peor y completamente erróneo: eso decís ahora, esperá a tener tus propios hijos
.
Y para decir la verdad, la culpa no es de los niños, sino de uds. sus padres que no supieron educarlos. Cuando nosotros eramos chicos no organizábamos el escándalo que arman hoy los pendejos. Mi padre jamás me puso una mano encima. No era necesario, con sólo una mirada, nos ponía en nuestro lugar. Y no estoy viejo ni amargado, sólo soy mala onda (guiño, guiño).
.
Eso sí, la única ventaja y bendición de las vacaciones escolares es que los padres de los monstruos dejan de entorpecer el tráfico.

17 comentarios:

Maguila dijo...

Comparto totalmente, aunque sea uno de esos lugares comunes, auqel viejo conceptos de que los pibes de antes eran "mejores" que los de ahora, nosotros también nos organizabamos para hacer daño y cometer tropelías sin romper mucho las bolas, depositemos nuestras esperanzas en un futuro en el que, vía herramientas de gestión y producción modernas, abran guarderías las 24 horas.

lauruguacha dijo...

Comparto su opinión, a veces los chillidos se hacen insoportables y ante una de esas situaciones siempre pregunto lo mismo: ¿ los míos eran tan insufribles? Y la respuesta siempre es no pero en una de esas la contestación es diplomática, jaja. A nosotros también nos llamó la atención la proliferación de niños hasta que nos dimos cuenta del término de las clases! Saludos y felicidades por su voluntad ante el cigarrillo!

Cassandra Cross dijo...

A-MÉN!! y aunque ya lo dije cien veces... ABAJO LA PENDEJOCRACIA!!

Claro que no tienen la culpa los críos. Por eso yo jamás me desquicio o desquito con las blancas palomitas; en la medida de lo posible, voy directo a la raíz del problema, es decir, los padres. Si se hacen los pelotudos, tanto mejor... es más efectivo, justificado y gratificante el insultarlos con preciosismo.

PD: Fen, no me venga a recordar los del colectivo en noviembre... sólo bajé los decibeles porque entre los dos íbamos a matar a justos por pecadores...

iaiune dijo...

Es difícil tenerles paciencia.
A mi me provoca curiosidad el hecho de que esos matrimonios a pesar de los chillidos, bullicio y responsabilidad de andar con el ojo encima de los chicos, igual le encuentran la gracia a la salida (calculo, si no no lo harían).

maldita dijo...

Mirá, desde mí punto de vista, a los gamberros hay que aleccionarlos de niños. Sí, sí, "qué querés, son chicos", justamente por eso. Un chico no aleccionado se convierte en adulto idiota. Está comprobado.

Y en cuanto a los padres... bueno, justamente, cumplen la norma arriba enunciada. Idiotas que crían más idiotas para dominar el mundo o algo así.

Ya saben lo que opino yo. Cortadura de manos directa para los padres y de dedos los niños, así ya van aprendiendo.

(creo que hoy me levanté por demás belicosa)

Y acá gerund no deja de molestar conque de dónde salió ese "sinó" que puso, por fah vorrr por fah vorr (sic).

Saluditos.

Mechas dijo...

Me molestan aún más en las vacaciones de invierno.
El tema del los desastres que provocan con el tránsito los benditos padres, es indiscutible

Kaitos dijo...

Chicos, hay que lograr que las vacaciones sean mas cortas, o que los chicos la pasen en algún campamento de 3 meses al mejor estilo Yankee.

Saludos

Subjuntivo dijo...

Viste que siempre hay uno que se aviva.
Y ese hizo un restorán con jau-- espacios para niños, para que la gente morfe en paz, mientras los niños se golpean al cuidado de algún pobre joven empleado.
El asunto anda re bien, ya tiene sucursales y franquicias, y creo que se llama Casimiro, o algo así.


Eso sí, pra pagar el morfi, tenés que vender al crío.


S.

Fodor Lobson dijo...

Maguila,
no sé si éramos "mejores" pero probablemente menos molestos. Voto por las guarderías de 24 horas!!!

Uru,
naaa, los suyos de usté ya están adolescentosos, o sea que pertenecen todavía a la generación de chicos educados (¿suficientemente diplomático? ;))

Cass,
¡Abajo la pendejocracia! totalmente de acuerdo. Aaaaah ya me imagino en noviembre don F y ud. en plan turba justiciera !!! qué maravilla!

Iaiune,
yo creo que han desarrollado una conveniente sordera selectiva y que a ellos NO les molesta el bullicio de su propia progenie. Es como aquello de que la "mierda" de uno no huele tan mal como la de los demás (perdón por el exabrupto escatológico)

Maldita
Bien ahí, a cortar dedos a cortar dedos!!! (aunque yo preferiría amordazarlos para que no pudieran gritar)
Dígale a Ge de mi parte que aaaaahhhhhgggg qué horror!!. Ya lo corregí. Debo confesar que sinó y fué son dos horrores habituales en mi

Mechas,
Ah sí, en las vacaciones de invierno infestan los cines. pero al menos sólo dura dos semanas.

Kaitos,
qué buena idea, mandarlos a un campamento de trabajos forzados. Ups, lapsus linguae, quería decir campamento de verano.

Subjuntivo,
Ese que se avivó con lo de las jau... espacios para niños, merece mi más absoluta admiración. Ojalá cuaje la idea y se ponga de moda.

Ana C. dijo...

A los chicos hay que meterlos en la cama no más tarde de las ocho de la noche en época de escuela y no después de las diez (máximo maximísimo) en las vacaciones. Todo lo demás es tortura para los infantes y para los adultos que los tienen que soportar.

Fodor Lobson dijo...

Ana C,

¡Amen! menos mal que hay una madre con sentido común.

que lo hagan decreto ley ya, pls

Naty dijo...

Pero hombre, si los niños son tan bonitos!! ¿Qué más bello que un pequeño niño vestido de marinerito, llorando a los gritos pelados por su madre que se alejó de él diez centímetros para comprarle un chupetín que rechazará con movimientos espasmódico mientras los mocos le cubre, sin saber una como, toda su regordeta y lacrimosa cara? ¿Eh? ¿Qué más bonito que eso?

Mmm... una buena patada voladora en la cabeza de la infeliz de la madre que sigue creyendo que su hijo es taan inteligente como para pedir lo que quiere a tan temprana edad. Y al pendejo, cachatada terapeutica, canejo!

Son of Dr. Lobo dijo...

Como siempre la chati tiene razón.
Cortadera de dedos y que vayan aprendiendo.
¡Qué guapa estás, Maldita, con el cuchillo en la mano!

Fodor Lobson dijo...

Naty,
sí sí sí
patada voladora, patada voladora
sí sí sí
P.D.: la imagen dela cara churreteada con mocos, no tiene precio.

Lobo,
deje de tirarle los trastos al personal...

Carpe diem dijo...

Yo adhiero a su comentario “mala onda”. En particular, lo que me molestan son los bebés llorones (y gritones) en los medios de transporte. Tendrían que hacer un vagón especial para gurrumines en trenes y subtes; y algo similar en aviones y colectivos... así como antes existía lo de fumadores y no fumadores.
En fin... paciencia y tolerancia, paciencia y tolerancia, PAciEncia y TOleRANcia...

mar dijo...

Mirarlos fijo con cara de tevoyamatarsinotecallas generalmente funciona, y si no, por lo menos atrae la mirada del padre.
la cagada es cuando son de la familia y uno no puede mas que mirar a la madre con fastidio.

Fodor Lobson dijo...

Carpe,
seeeee
zona de bebés y zona de protección acústica para los demás!!!!

Mar,
jajajaja. Bueno, la técnica de la mirada también se puede utilizar con la familia. En una de esas consigue que dejen de visitarla.