jueves, 10 de abril de 2008

Un día de furia

por Fodor Lobson

En el supermercado, en el banco, en la farmacia, en el quiosco, en cualquier lugar en el que esté haciendo una fila (iba a escribir “haciendo una cola”, pero no le voy a dar el gusto a los graciosillos de turno) siempre, y cuando digo siempre, quiero decir SIEMPRE, la fila se traba poco antes de que llegue mi turno. Vale decir que soy un tipo con poca paciencia y poca tolerancia. Algunos dirán además que soy un egoísta que sólo piensa en sí mismo; es cierto soy un egoísta. Pero una vez establecido que soy impaciente, intolerante, egoísta, y pa’qué vamos a negarlo, algo bruto, diganmén si no tengo razón cuando despotrico contra...

El código de barras rebelde
Engloba todas esas ocasiones en que el artículo no tiene el código de barras, el aparato no lo puede leer, el sistema no lo reconoce o el precio indicado no es el que el cliente vio (o creyó ver) en la góndola. La cajera prende la lucecita intermitente para que alguien vaya a buscar otro artículo igual o que verifique el precio en góndola. Ah, se me olvidó mencionar, el artículo en cuestión suele estar entre los tres últimos. Con la cantidad de guita que hacen las cadenas de supermercados ¿tan difícil es cargar bien los precios en el sistema?

La falta de cambio perenne
Clásico entre los clásicos, el cajero nunca tiene monedas. Una vez más lucecita intermitente y una eternidad después viene la muchacha del cambio. Adivinen, todo el cambio que le da son diez monedas de 10 centavos y cuatro de 25. No hace falta ser un genio para deducir que dentro de tres clientes, a lo sumo, se va a quedar nuevamente sin cambio.

La señora que no se va más
Este es un clásico de la farmacia y el quiosco. Suele ser la señora que esta antes que uno, y tras pedir lo suyo, que se lo entreguen, que la señora charle tooodo lo que tenía que charlar con el/la que la atiende, que éste/a le diga cuánto es el total, es decir cuando uno cree que ya está, que ya le cobra y la señora se va de una puta vez a la reconchaquelamilparió, entonces va y se acuerda de que además quiere una bayaspirina, o unas mentitas, o peor aún, no se acuerda o no sabe bien qué quiere - ¿qué tenés para la piel reseca de los meñiques izquierdos? Una patada en toda la jeta tengo para usted, conchuda de mierda.

El viejito madrugador
Es un hecho comprobado. La gente mayor se levanta pronto por la mañana. Todo bien. Mi abuela la buena, como muy tarde, a las ocho de la mañana ya estaba de pie. Se preparaba su desayuno, y se sentaba a leer el diario, fácil, hasta las diez y media; recién a las once, salía a la calle. Aprendan de mi abuela, carajo. Uno se va a las ocho de la mañana al banco a pagar impuestos porque a las 8:30 ó 9:00 tiene que estar laburando. Y nunca falta el viejito, que podría perfectamente ir al banco a media mañana, que apenas abre el banco ya está haciendo cola y que además va a pagar los impuestos de tooooda su parentela, cubriendo tres o cuatro generaciones. Puta que lo parió.

La que en lugar de laburar “va al laburo”
En lugar de atenderte a vos, que hace media horas que estás esperando para pagar, realizar un trámite, o lo que sea, deciden atender esa importante llamada a su celular, de su amiga Llesika - que no sabe si ponerse o no la remera de Hello Kitty con el shorcito rosado - o te hace esperar porque tiene que deicrle por chat al noviecito de tres al cuarto, “te kiero tanto, si no te abria conosido no sabria lo k es la felizidad”. Eh!, Nena, trabajá un poco, carajo, que para eso te pagan.

Impaciente, intolerante y egoísta, pero que tengo razón, tengo razón.

20 comentarios:

Naty dijo...

Gracias Mr. Fodor por adelantarse a lo que va a ser mi día de mañana cuando, muy feliz de la vida y de los pajaritos, concurra al banco y luego al super...

Por lo menos, ya no tengo que pensar demasiadas puteadas, sino recordar este post...

Wiii??

Fender Gebiet dijo...

No me diga que lo atiende mi "novia", y encima le muestra lo que escribe!
(lo de la remera de Hello Kitty con el short rosa fue muy secsi)
A mi me toca también el motorman tramitero que pareciera que va a medias con la empresa de cobros, porque trae sesenta trámites.
Otro clásico es la veterana que se compra medio super y pide que se lo manden a domicilio, con la consiguiente demora de encajonar todo, y ponerse de acuerdo a qué hora.
Otro clásico es la tarjeta que no tiene saldo. No es tanto cuando es un muerto que tiene una sola, pero cuando aparece un salame con más de media docena de plásticos y que no sabe (o se hace el imbécil) si tiene saldo o no. Ni hablar cuando el lector no lee y la cajera se la pasa quince minutos haciendo el mismo movimiento estúpido porque el tipo le dice "si ayer la leíste".
Má si. Tocó un tema sensible, qué quiere.

Subjuntivo dijo...

Le creo en eso de que es SIEMPRE. =D

Ya cuando ves que la mina prende la intermitente, está frito. Esa luz es el augurio de grandes penas por venir: nada bueno puede salir. Ni tampoco rápido.


En cuanto a lo del banco, durante muchos años llegué al banco antes de que abriera, a laburar, claro, y siempre, SIEMPRE, el primero de la fila era un viejo o una vieja!!




El otro día estoy en el super, día de semana, no había nadie. Promedio dos personas por caja, un hiper re grande, casi cuarenta cajas. Buscando, encuentro una caja que solo tenía una persona, que estaba siendo atendida; atrás venía yo. A la vieja (porque eso no era una señora) le faltarían diez productos por pasar. Yo empiezo a sacar mis cosas. Para cuando ella termina de pasar lo suyo, todo lo mío estaba sobre la cinta.

Entonces, la cajera le espeta el monto, digamos $181.22; y la señora nota que no le alcanza. A mí me da lástima, pobre señora, no tiene para comprar, qué vida perra! Sólo que, al prestar atención, veo que no le alcanzaba, pero llevaba cantidad de pelotudeces, nada de elementos de primera necesidad, nada de que se iba a quedar sin comer: a la mierda la lástima. Pero igual todavía me daba cosa: es feo no tener para comprar lo que querés.

Le pide a la cajera que le saque algunos elementos, y vuelve a sacar la cuenta. Perfecto. O no, porque ahora era "muy poco": la vieja tenía unos tickets, y quería aprovechar hasta el último centavo, pero no quería poner ni una sola moneda. O sea, que si tenía $162.55 en tickets, había que buscar la mejor combinación para que su compra fuera de $162.55.- Yo ya quería matar, obvio.

Pero cuando creí que eso era todo, y sólo podía relajarme, porque no podía cambiarme de caja, la señora dice "bueno, entonces sacame el nosequé, y agrego un nosécuál", a lo que sigue que la señora se va de nuevo hacia el salón del hiper, en busca del producto. Y tarda, obvio. Y el pelotudo, mirando a todos con ganas de avergonzar al Dr. Lecter, con las cosas en la cinta, mientras todas las demás cajas se vaciaban.


Perdón, me extendí de más, me ganó el odio.


Salut,
S.



PD: este es un texto digno de Malasondas, ciertamente.

Juan dijo...

A mi me pasa igual, pero para colmo, muchas veces el problema es en el super chino de la vuelta, así que además tengo que lidiar con el idioma!!

Buenísimo!

Cassandra Cross dijo...

A MALASONDAS YA!

eso!
ea!

Jejeje... me mató el Wiii? de Naty.

Ahora, no sé de dónde sacan tanto odio ustedes. Qué gente de mierda intolerante y egoísta! ya van a ser viejos ustedes y se van a quejar de los jóvenes y su prepotencia. Ahora, si me disculpan, los dejo porque que tengo que ir a pesar la verdura y la fruta (no son muchas bolsas, diez o quince) que me olvidé. Pero vuelvo rapidito, eh.


PD: excelente post ^_^

gerund dijo...

Oh sí, a Malas Ondas
eso y qué acertados estaban los señores de la Warner con esa viejita que iba a pagar con una bolsa de moneditas de un centavo...

Naty dijo...

Fender, no seré veterana, pero soy de las que compra medio super y hace el envio, je. Además, cada dos minutos pregunto "¿Cuánto va?" lo que produce la tildada de la caja y la cajera, pedido de tarjeta, lucecita interminente y falta de cambio en los bancos.

Lo mejor -pa' mi que ya no tengo que esperar más- es cuando digo "Si, si, en algún lugar tengo los 17 centavos que faltan" y me pongo a bucear la cartera... aclaro que lo hago cuando atrás mio se para la vieja que fue a comprar un yogurt light y pan de centeno y se pone en la fila de envio... y osa quejarse de MI COMPRA.

Para loca, loca y media, hermano!!

Fender Gebiet dijo...

LOS VOY A MATAR A TODOS! A TODOS!!!

Fodor Lobson dijo...

Naty 1,
Fodor Lobson, al servicio de la comunidá

Fender,
El motorman tramitero, es otro ejemplo del que podría ir a media mañana!!! y a diferencia del viejito madrugador, el motorman no puede alegar demencia senil.

Subjuntivo,
extiéndase lo que considere necesario, que esta es su casa y SIEMPRE lo será.
A la señora de los $162,55, yo la mato, la matooooooo.

Juan,
jajaj, ya me imagino a la cajera oriental, de edad indeterminada, "no teñgo moneda', ¿paga taljeta?"

Cass,
¡¡¡a malas ondas!!! is true. Prometo que el siguiente post quejumbroso que me salga lo mando a Malas Ondas, que hace mucho que no mando nada.
Oh yaah!!! el que se olvidó de pesar la verdura ¡y vuelve! para hacerlo dejando la caja trabada!! hay que matarlo, hay que ,matarlo.

Ge,
jajaja, lo de la viejita con las monedas es una imagen que a ud. le quedó bien grabada, jejeje. Me la imagino a usté dentro de cincuenta años haciendo lo propio.

Naty 2,
mmmm qué lindo estar detrás suyo en la cola del super....

Fender 2,
no es mala idea. A TODOS.

gerund dijo...

Pfff, please, darling, no me insulte, you know me better than that... Mis maldades son de otro estilo. Cuando sea vieja, voy a ser como las viejas patoteras de los Monty Pythons, obviamente...


PFFFFFFFFFFFF

gerund dijo...

Pd, maldita le recuerda que en el siglo XV, un comentario así costaba las manos de quien lo hubiera hecho, así que que mida sus palabras, eh.

y de paso, le manda saludos a Lobo.

Ajenjo dijo...

A veces creo que prefiero morir de inanición antes que ir al supermercado, porque a las penurias de la caja, además hay que sumarle las penurias previas, de las viejas que atraviesan el chango impidiendo el paso, mientras se leen toooodas las etiquetas de toooodas las latas como si estuvieran en la biblioteca del congreso, y cuando les gritas Permiso(porque antes les dijiste bien, pero no te escucharon, abstraídas en el goce de la lectura) te miran con su mejor cara de orto, que obviamente es correspondida y condimentada con una regia patada al chango para despejar el paso.

Leo esto unos minutos antes de salir para el banco, es decir que me arruinó la mañana :P

slds
A

maray dijo...

que te pasa, che? La vita é cosi bella!!
Imagina se em vez da Cristina você tivesse o Lula, não ia ser muito pior? Ela, pelo menos, é mais bonita :)

gerund dijo...

el mensaje multipleparlante de arriba me da miedo. sobre todo por esa tendencia a que los mensajes en portugués tengan una extraña relación con el spam...

será un mensaje oculto?

iaiune dijo...

Yo me muero de la impaciencia cuando voy al kiosco, obvio que es para ir a hacer compras rápidas, y justo algún imbécil antes que yo se le ocurre comprar fiambres. Eso lleva mucho tiempo carajo!
No sé a qué viene, pero se me olvidó agradecerle el link que me dejó una vez sobre verano azul.
Saludos Fodor.

Fodor Lobson dijo...

Gerund,
querida queridaaa, no se me enoje, que sólo quería señalarle que esta no es la primera vez que la imagen de la viejita con la bolsa de monedas acude a su mente,por ejemplo acá

De cualquier forma, cuando en unas décadas nos venga a visitar ese primo alemán que se llama Alzheimer, quien sabe qué tipo de viejos rompebolas vamos a ser... yo seguro que insoportable.

Mencantó lo de Monty Piton. ¡Por Dios, cuánta juventud John Cleese!


Maldita,
hay taaantas razones por las que en el siglo XV me hubieran torturado, descuertizado o quemado vivo, que lo de las manos sería lo de menos. Dice Lobo que besos y que a ver si se juntan para hacer alguna maldad juntos.

Ajenjo,
Oh yeah, lo de las pelotudas que dejan el changuito en medio del pasillo y se ponen a charlar es para atizarle un latazo en la trucha

Maray,
deje el alcohol, que no le hace bien (jejejeje)
Al menos Lula no le hace al botox.

Gerund,
don (doña?) Maray ha comentado otras veces. Pero esta es la primera vez multilingüe. Y sí, da miedito. Si lo lee al revés hay un mensaje de la presidenta.

Iaiune,
estimada!!! cuanto tiempo.
SIIIIII, lo del tarado que va a comprar fiambres al quiosco es de juzgado de guardia.

Psicodélica star dijo...

Es un hecho que uno elige la fila más corta (previo conteo de changos/personas/productos) y es la que más tarda.

Otra vez Murphy haciendo de las suyas.

Fodor Lobson dijo...

Srta. Star,
yo sostengo que uno debe elegir una fila y quedarse en ella, no matter qhat happens. Porque si te cambiás de fila, la nueva pasa a ser la más lenta, y así sucesivamente.

Carpe diem dijo...

“No calentarum, largo vivirum”

:-P

Fodor Lobson dijo...

Carpe,
me ha recordado usté un chiste de mi infancia, en el que dos amigos se encuentran después de largos años sin verse:
- qué bien que estás, ¿qué haces para mantenerte tan joven?
- el secreto está en no discutir nunca con nadie
- hombre, no será por eso
- pues por eso no será
(cuack)