lunes, 12 de julio de 2010

La nación avergonzada por La Nación

Una vez más el diario La Nación a través de otra editorial nos quiere hacer creer que negarle los mismos derechos a una pareja homosexual que los que tiene cualquier pareja heterosexual no es discriminación.

Una vez más el cansino argumento reproduccionista, según el cual, debería negársele el derecho a contraer matrimonio a las parejas heterosexuales infértiles o de avanzada edad. O ya puestos, ¿por qué no anulamos todos los matrimonios entre cualquier pareja de hombre y mujer que no hayan tenido descendencia en un plazo no superior a, digamos, cinco años?

Algunas perlas de esta editorial:

...la Argentina debe modificar las raíces del régimen matrimonial. Es decir, echar abajo, como consecuencia de la aceptación legal del matrimonio entre personas de igual sexo, una institución que tiene siglos de existencia.
la esclavitud fue una institución que estuvo vigente durante, no siglos, no, ¡milenios! ¿debemos recuperar la esclavitud en virtud de la "tradición"?

La perpetuación de la especie está en la base del matrimonio:
seamos honestos, la especie humana, no está precisamente en peligro de extinción, pero si lo estuviera, no sería el matrimonio (unión con exclusividad y de por vida entre un macho y una hembra) el mejor mecanismo para proteger la especie, sino todo lo contrario, la mejor estrategia es el todos con(tra) todos y que cada macho se encargue de preñar a tantas hembras como pueda.


... si se aceptara el matrimonio entre personas del mismo sexo, ¿no sería menos hipócrita y más razonable reducirlo todo a un mero contrato, como si se tratara de un contrato de compraventa o arrendamiento y hasta con plazos para su vigencia? ¿Qué sentido tendría, si no, el matrimonio despojado de su principal razón de ser?
por supuesto, ¿cómo se nos puede ocurrir que lo importante en un matrimonio, la principal razón de ser del mismo, es que los contrayentes se amen, se apoyen, compartan alegría y penas, y que sean reconocidos de forma legal como una familia y no como dos extraños que comparten una casa y quizá también una cama?


Finalmente quiero dejar sentado que me produce una enorme repulsión que se utilice este tema como un caballo de batalla contra el gobierno.

En lo personal no me simpatizan los Kirschner, para nada. Sin duda están usando esta ley para sacarle un rédito político.
Pero parémonos un momento a pensar. Aunque esta ley se estuviera promoviendo con propósitos ocultos, con una doble agenda por parte de Cristina.... ¿qué importa? el resultado final es que es un bien para la sociedad, para los argentinos, por la defensa de la igualdad, en contra de la discriminación... Yo me pregunto, no es mucho más grave oponerse a esta ley, perjudicando a millones de homosexuales sólo por el simple hecho de oponerse al gobierno? Y no me digan que son imaginaciones mías, sólo tienen que leer dos veces esta editorial para darse cuenta por dónde viene la mano.

¡Vergüenza! ¡Vergüenza para el diario La Nación! Los argentinos deberían demandar a esa publicación por hacer tan mal uso de ese nombre.

12 comentarios:

gerund dijo...

excelente post

· sole · dijo...

"La perpetuación de la especie está en la base del matrimonio"
Quién les dijo que eramos pocos y necesitabamos mas? Yo nos está empezando a quedar chico el planeta y ni siquiera se dignan a permitir los anticonceptivos.

Me sumo a Gerund. Buen post!

Fodor Lobson dijo...

Al final me va a hacer sonrojar, doña Ge; Ámola, sépalo

Sole,
¡un placer tenerla por acá!
Lo que usted escribió en el comment es exactamente lo que yo pensé: si no tener hijos es la acción más altruista para con el planeta =P. Eso sí, al menos que queden unos cuantos para la Salita Roja (guiño, guiño).

Josi dijo...

no es que haga propaganda, pero le dediqué dos moviles al tema del matrimonio entre personas del mismo sexo en ARP TV#24 de esta semana.

El matrimonio apesta, para que mierda quieren casarse!!!!!!!???

Fodor Lobson dijo...

hahahahaha no es que haga propaganda.... mmmmmnoooo, claro que no =P

Dice su esposa, Josiroquay, que ojalá el sofá le resulte cómodo.

Nah, ahora en serio, una cosa es querer o no querer casarse, otra muy distinta es no poder casarse.

Rocio.B dijo...

A mi me parece tanta alaraca al pedo... muchachos, art. 16 de la Constitución: "La Nación Argentina no admite prerrogativas de sangre, ni de nacimiento: no hay en ella fueros personales ni títulos de nobleza. Todos sus habitantes son iguales ante la ley" --> principio de IGUALDAD.
Igualdad y punto, que les importa a los otros lo que uno/a haga en su cama!!!... otra cosa, EL ESTADO ES LAICO, que sostenga el culto católico quiere decir que le da determinados beneficios, pero es LAICO, así que Bergoglio... mi querido, cerra la boquita.
Ah! y el ama a tu prójimo como a ti mismo donde quedo?
Ahora voy a hablar como constitucionalista, discúlpeme el atrevimiento; cuando un derecho se lucha, se busca, se quiere, es muy difícil que quien lleva adelante esa idea desista... el derecho es producto de conquistas, y cuando la conquista se da es imposible volver atrás...la ley va a salir... tarde o temprano va a salir, paso lo mismo que con el divorcio.
Bueno... creo que me excedí un poco.. beso Fodor... el post esta muy bueno...

Fodor Lobson dijo...

RoB,
yo también estoy convencido que en 10 años más el matrimonio entre personas del mismo sexo estará legalizado en la mayoría de países.

¡Mondoke! dijo...

Creo que lo único que cabe decir es Muy buen post.
Yo por mi parte me divierto mucho leyendo los comentarios de los trolls antis. Bah, me río para no llorar.

Carpe diem dijo...

Clap clap clap


(Me estoy perdiendo un momento histórico, che)

Fodor Lobson dijo...

Mond,
¡trolls versus trolos! The ultimate fight =P

Carpe,
noch einmal, was machen Sie im Berlin?

Cassandra Cross dijo...

es difícil comentarle un post así, sabe?
pero hoy hice algo en mi casita y allá fue el link, as well.
Besos muchos!

Fodor Lobson dijo...

Vilo y leilo su fantabulosilo postulo =P

Excelente Cass y gracias por el chivo