martes, 6 de febrero de 2007

¿Le pasó a Paloma?

Por algunos comentarios a mi post anterior, he empezado a dudar de la veracidad de las peripecias que le sucedían (o que ella decía que le sucedían) a mi amiga Paloma. Para salir de dudas, les ofrezco otra de las histórias con las que nos deleitaba años há:

La acción se sitúa en un avión, puente aereo Barcelona-Madrid. Paloma, de regreso del baño en la parte trasera del aeroplano, camina hacia su asiento en las primeras filas.
Por alguna extraña razón, Paloma tiene la impresión que su pasar suscita miradas y susurros a izquierda y derecha. No entiende muy bien porqué, hasta que el azafato (¿aeromozo?, no sé cual es el término correcto) se acerca a ella la detiene poniendo una mano en su hombro y le susurra al oido

- Tú, sigue caminando muy digna para adelante, que yo piso el papel.

con una mirada de reojo, Paloma descubre el rastro de papel higiénico que ha dejado a lo largo de todo el pasillo y comprende que al subirse la falda en el baño, debe haber enganchado el extremo del rollo.


Desmitifiquemos a Paloma, si es necesario ¿le sucedió esto, o algo parecido, a la amiga de una vecina de su cuñada?

7 comentarios:

Kaitos dijo...

Paloma, o es de tener mucha mala leche (como yo) o miente... esa, no es una escena de una pelicula?

...

ahhh, bueno... Será como dicen??? Pasa en la vida real, pasa en TNT???

Ramiro dijo...

se sabe que las palomas cagan a troche y moche. Esa quizás fue la venganza de Moche.

Fodor Lobson dijo...

Kaitos, ¿vió? Paloma empieza a despertar sospechas...
P.D. leí la respuesta en su blog. Gracias por guardarme el secreto!

Ramiro,
que consecuente la venganza de Moche ¿no? papel higiénico en baño de avión vs cagada aerea.

absurda dijo...

A mi mamá le pasaron dos cosas del mismo calibre. Una fácil de escribir, la otra es para cuando nos juntemos a tomar una cerveza (necesita de lenguaje gestual)

La que puedo contarles es: en el hospital en el que estaba haciendo la residencia fue al baño. Llevaba una falda larga larga. Cuando se levantó la bombacha y las pantis, el extremo inferior de la falta (del lado de atrás) se le enganchó en las pantis, dejando una hermosa vista trasera de mi madre para todos los médicos y pacientes del hospital. No recuerdo cómo se dio cuenta o quién le dijo... pero no voy a llamarla ahora para hacerle tal pregunta.

lauruguacha dijo...

Mi madre en un restaurant se paró para ir al baño y en el trayecto perdió la toalla higiénica que quedó tiradita en el medio del salón...

Maguila dijo...

Después de la del perro esta historia parece ridícula, yo me sigo riendo con la del perro, de cualquier manera tu amiga Paloma debe ser un personaje, me gustaría conocerla, tiene blog? que se abra uno!!!!

Fodor Lobson dijo...

Absurda,
me la anoto. En mi próxima visita a BsAs, de trabajo o placer, yo la invito a la cerveza, y Ud. me cuenta la otra historia.

Uru
Noooooooooo, el colmo de la vergüenza. Para completarla un mozo debería haber resbalado con la susodicha (cual piel de banana en dibujito animado), lanzando por el aire un plato de fideos con tuco, que aterrizaría estrategicamente en el generoso escote de la gordita del traje Channel.

Maguila,
Desde que me vine a vivir a este hemisferio hace ocho añitos de a poquito he ido perdiéndole el rastro a varios amigos, entre ellos a Paloma y Oriol. Pero nunca se sabe, lo más probable es que Paloma sí tenga un blog, y que si alguna vez encuentra el mío me pida que le pague derechos de autor por estos dos posts.