martes, 18 de diciembre de 2007

¿Navidad? ¡una cagada!

Ya lo dije hace un año, detesto la decoración navideña. Punto. Sin embargo, recuerdo con cierto cariño el ritual del "Pessebre" (el Belén decían los castellanos) que armábamos en casa de mi abuela la buena. Porque la tradición en nuestra familia era nada de árboles de navidad o papanoeles (eso es yanquilandiesco) sino Pesebre y regalos para el día de Reyes.

En otras casas las figuras del pesebre eran de distintas procedencias, estilos y tamaños. A casa de l'avia, no. Las figuritas tenían en su gran mayoría el mismo origen y si se quería añadir alguna o substituir otra perdida, se ponía mucho cuidado en que el tamaño fuera consecuentes con el del resto del conjunto.

Estaban la Mari, el Pepe y el Chus (eso sí, al niño Jesús no se lo ponía hasta el 25), la mula y el buey y una especie de angelito (¿el espíritu santo?) colgado sobre el pesebre, que armábamos con unas cortezas de alcornoque. Con papel de aluminio (por alguna razón desconocida cuando era pequeño lo llamábamos papel de plata) armábamos un río, ya que teníamos un puente, que sí o sí había que cruzar para ir a adorar al niño. Comprábamos musgo para cubrir de "pasto" toda la campiña por la que repartíamos pastorcillos varios, con rebaños de ovejas.

Los reyes magos iban por supuesto montados sobre sus camellos, y tenían cada uno un paje (naturalmente el paje de Baltasar era también negro, no fuera alguien a pensar que un soberano de color pudiera tener esclavos blancos). Desde navidad hasta el 6 de enero, los reyes magos, con los camellos y los pajes, iban avanzando por el camino del pesebre, cruzaban el puente, hasta llegar al pesebre. El toque final lo dábamos con la "nieve", es decir, talco, aunque dudo mucho que en oriente medio nevara mucho, por muy invierno que fuera.

¿Nostalgia? mmm naaah. Una vez más escribí una larguísima introducción sólo para justificar el post sobre un tema menos prosaico. Y es que un post del Capitán Burton, me ha hecho recordar al Caganer. En Catalunya no había (ni debe haber hoy en día) ningún "pessebre" que no cuente con esta figurita, un pastorcillo haciendo sus necesidades. El origen catalán se hace patente por la barretina que luce en su cabeza. Se supone que su función era fertilizar la tierra, y vaticinaba prosperidad para el año venidero. Creer o reventar.

12 comentarios:

Maguila dijo...

Comento via blog...

Naty dijo...

En el pesebre de mi casa abundan los dinosaurios, animales polares, americanos, tres camellos y un burro, todos de distintos tamaños y procedencia. De hecho, al burro lo ponemos en el dofón por ser más grande que el pesebre en si.

Por los dioses, que buen muñequillo... ya le tengo el lugar asignado ¿Vienen en tamaño extra gigante?

Mechas dijo...

Dicen que la mierda trae suerte ...

Cassandra Cross dijo...

Jujuuuu!
las cosas que una se entera, don Fod!

Pero acá, se consiguen o no? se trajo unito?

besos!

gerund dijo...

jeh. tenía unos amigos que hacían eso que usté y una abuela la buena que tenía uno de esos muñequitos (hay versión gallega o el de ella sería catalán nomás?) en la repisa...


:)

Fodor Lobson dijo...

Maguila,
me gusta su propuesta: nos quedamos con los feriados y abandonamos el resto!!!!

Naty,
jajajaj, lo suyo no es un pesebre, lo suyo es Toys'R'us

Mechas,
eso dicen, que pisarla trae suerte. Pero es de esas cosas de creer o reventar, ¿no?

Cass,
nunca los ví por acá, pero ¿quien sabe? capaz que en BsAs. Pena penita pena, si lo llego a saber le traigo uno de mi último viaje.

Ge,
el original es catalá (fíjese que lleva barretina, el gorro frigio rojo característico). Pero además del original, hoy en día los hacen de varias nacionalidades, o incluso con futbolistas o políticos. Una pena, porque como el original no hay nada.

lauruguacha dijo...

fodor: creo que la primera vez que entré a su blog leí el post al cual se refiere y luego me hice adicta a visitarlo.
En el pesebre de mi abuela también había un laguito ( pero el nuestro lo haciamos con un espejo).
Nunca movimos a los Reyes Magos y el niñito Jesús siempre fue prematuro porque estaba desde el primer día en que se armaba el arbolito.
Al Caganer no lo conocía ( siempre se aprende algo nuevo). Muy interesante el origen y su misión en el pesebre.
Mando saludos!!!!!

Kaitos dijo...

Fodor, en casa el árbol y el pesebre son cuestión de estado.

Pero generalmente, aunque el estado sea calamitoso, se arman opulentamente. El "arbolito" tiene 2 metros de alto y el pesebre ocupa toda la proyección de su copa y un poco más.

Los reyes y sus camellos avanzan un poco cada semana, hasta llegar al niño (que aparece el 25 a las 00 hs) el día que corresponde. También tenemos angelitos, pastores varios, una muchacha lavando ropa, un enano tocando el acordeón (¿?), ovejas para pastorear (de las blancas y de las negras), alguna cabra, aves de corral (gallinas, patos y faisánes), vaca, burro y, por ser argento, un ñandú.

Todo sobre un terreno preparado ad-hoc, con río y lago (si no, dónde ponemos los patos).

Mucha emoción festiva la de mi madre.

Le falta ese muñeco catalán y ¡cartón lleno!

Abrazo

Fodor Lobson dijo...

Uru,
is true, mire por dónde hace un año que nos comentamos!!! Felicidades!

Kaitos
jajajaja ¿un enano tocando el acordeón?

sibila dijo...

no me hable, fodor! todo esto me recuerda que debo (por qué debo) armar árbol y pesebre con laguitos, arbolitos, pastorcitos y ándele que me vaticina principio de mal humor.
buen año, fod.

Fodor Lobson dijo...

Síbila,
¿debe? rebélese, mujer, patee el pesebre, tale el arbolito, incendie el espumillón en señal de protesta...
que esta sea una navidad... revolucionaria!!!
(no, no es que me haya tomado todo, ya. Es que hoy me levanté beligerante)

Sniper dijo...

You have just been shot.