jueves, 27 de marzo de 2008

Más perdío que una cabra en una discoteca

por Fodor Lobson

Y estalló la blogosfera con el asunto este del paro del agro, los cortes de ruta, el desabastecimiento, la leche que se tiene que tirar mientras miles de niños pasan hambre, y sobre todo los cacerolazos, que en mi opinión han pasado a ser una de esas cosas que me dan vergüencita.

Por momentos pienso que hay un exceso de información, bombardeada por todos lados, que me impide, al menos a mí, ver el problema global como conjunto y sacar algunas conclusiones. En otros momentos pienso lo contrario falta algo, de alguna cosa no me estoy enterando y es la pieza que necesito para ver el problema global como conjunto y sacar algunas conclusiones.

Yo vengo de una familia de izquierdas. Bah, de la izquierda europea de hace veinte años, de la izquierda de los reclamos sociales, de la salud pública y gratuita para todos, de la educación pública y gratuita para todos, de la búsqueda de la igualdad de oportunidades, de esa Europa que se destacó (y diferenció de los USA, por ejemplo) por esos derechos sociales conseguidos a pulso durante la segunda mitad del siglo XX principalmente.

No estoy tan seguro de que esa Europa exista todavía. Sólo sé que hace 10 años decidí huir de una Europa aséptica, aburrida, consumista, cada vez más de derechas, racista, inconsecuente con su propia historia (siglos de colonialismo, para ahora pretender cerrar fronteras y dejar a los pobres afuera, ¡suerte! la van a necesitar). ...y me fui por las ramas, como siempre.

Vuelvo. El caso es que mi formación politico-moral, lo que define quien soy yo, fue de izquierdas. Por eso cuando hay una huelga, un paro, un reclamo de un gremio, mi primera reacción es de simpatía hacia los reclamantes. Pero esta vez estoy desconcertado.

Me explico. A pesar de no ser padre, siempre creí que los reclamos de los docentes son totalmente justificados. Reconozcámoslo, cobran una mierda, y tienen en sus manos el futuro del país (aunque les parezca ingenuo de mi parte, creo que un país no es su territorio sino su gente). No sé si ha habido cacerolazos de apoyo a los docentes cuando los maestros han estado de huelga. Si los ha habido yo no me he enterado, muy sonados no deben haber sido. Lo que sí he escuchado de algunos padres es que con el paro, los chicos pierden muchas clases, que no saben que hacer con los chicos en casa, ... y la culpa es de los maestros por pretender cobrar un sueldo digno, no del gobierno por destinar una miseria a educación.

Lo que no sé, es si este paro me despierta las mismas simpatías, porque sigo sin estar seguro de si los que reclaman son sólo los grandes terratenientes o si también son los pequeños productores. Al fin y al cabo el aumento de las retenciones del que se quejan es el de las exportaciones ¿quienes son los perjudicados? ¿Cuál es el objetivo de estos cortes de ruta y de fomentar el desabastecimiento? claramente el descontento social como única forma de presionar a una clase política a la que sólo moviliza la posibilidad de ganar o perder votos. Y toda la manada, va y reacciona, olla en mano, como era de esperar. Total da igual que el nene sea un analfabeto siempre y cuando le pueda dar milanesa de cuadril.

¿Me falta información?
¿Me sobra información?

¿Cuál es el objetivo del aumento del porcentaje de retención a las exportaciones: recaudar más o favorecer el comercio interno versus la exportación?

Si lo que se pretende es que exportar no sea taaaaaaanto más rentable que abastecer el mercado interno me parece bien. Primero hay que cumplir con la demanda nacional, y lo que sobra hay que exportarlo.

Ah, ¿que no se trata de eso? que el problema es que lo que producimos es una cantidad de soja tropecientas veces mayor de la que necesitamos, para poder exportarla y ganar mucho dinero... mmmm entonces también me parece bien. Me enseñaron que el que gana más dinero, debe pagar más impuestos. ¿no?

¿Me falta información?
¿Me sobra información?

No me convencen los que están haciendo el paro

No me convencen los que salen a aporrear la olla de aluminio (porque la Essen pesa demasiado) cuando el supermercado se queda vacío.

Pero tampoco me convence este gobierno, cuyas intenciones no son claras, y cuya soberbia caciquista es nauseabunda.



Estoy desconcertado.

18 comentarios:

Subjuntivo dijo...

Yo le acompaño en gran medida, ya debe saber lo que pienso, y el que no, que lo lea.

Lo único que quería destacar, y sé que no es el tema, pero también sé que tengo apenititas un poco de "derecho" a hablar del asunto porque soy un poquito parte, es en referencia al asunto de los docentes.

Los docentes cobran mal.
Mucha gente cobra mal.
Mucha gente no morfa, y esas cosas que detallar sería amarillismo.
Ahora bien: sin dudar de la importancia de la educación, tal vez podamos sí dudar de la importancia de los docentes. De algunos, al menos. O al menos, podemos plantearnos la duad de que, tal vez, no todo sea tan blanco o negro, porque obvio, docentes los hay de todo tipo, como cualquier cosa.

Vuelvo. Los docentes nuestros, además de docentes, son trabajadores, y argentinos. Siempre se quejan, siempre. Pero además de eso, ¿qué?
Son miles los que se quejan pero no hicieron un curos de nada en los últimos veinte años. O los que se quejan, pero tampoco les interesa mucho el reclamo de cualquier otro. o los mismos que a la mañana, en la escuela ´´ublica, hacen paro, pero a la tarde, en la privada, no, a ver si todavía les pegan una patada en el orto y se quedan sin laburo. Son miles también los que viven de licencia, o faltan cada vez que pueden, o tratan a los niños como infrahumanos, o utilizan técnicas del milenio pasado, o no podrían conseguir un trabajo ni de fiambreros si fuera necesario. Entonces, ¿qué carajo reclaman?

Y esa conciencia social que parecen esgrimir en defensa de terceros sin voz ni voto, léase niños de bajos recursos que no pueden (aunque en muchos casos es realmente no quieren) ir a una privada, la aniquilan haciendo paro para el pibe de la opública, y engrosando las arcas del instituto privado: ahí no hay nada de faltazos ni licencias ni boludeo.

Educación pública y gratuita, desde ya, pero con calidad. Y que se quejen los maestros es tan X como que se queje cualquier otro laburante que se lo merezca porque lo toman de tonto. Basta de profesores víctimas, que no son los mártires ni tampoco van a salvar al mundo. O debería decir "vamos".


En fin, me extendí me parece, pero es que me enferma que los docentes sean siempre tomados de ejemplo de los pobres tipos. Los profes son todos buenos, y muerte a la policía, está como medio gastado. (aunque sé que no es lo que usté quiso decir, pero sí lo escucho a menudo.)


Saludos,
S.

Fodor Lobson dijo...

Seguro que tiene usté razón y hay mucho profechantismo, pero es el pez que se muerde la cola.
Con mejores sueldos quizá habría mejores maestros.
Con mejores presupuestos, quizá habría cursos para que los profes se actualizasen o quizá habría un sistema un poco más selectivo con la calidad de los maestros...
Le concedo que victimismo cansa, don Subjuntivo, y que a uno le dan ganas de gritar, ¿pero qué carajo has hecho vos para merecer un mejor sueldo, papanatas?
Le doy toda la razón en eso.
Pero si lo que sucede es que terminan de maestros los que no sirven para nada más, porque si sirvieran para algo más laburarían de otra cosa... entonces, la solución debe ser, que el del maestro sea un sueldo bien remunerado, para que los que sirven para mucho deseen ese laburo y compitan por él.
Y ese es el tipo de reclamo social que me parece justificado y que despierta mis simpatías en comparación con la del exportador que se queja por que le hagan retenciones del 45%... ¿nadie preguntó cual es el beneficio de ese exportador? Porque si a él le cuesta 1.000 y lo vende a 100.000, por mucho que el estado le retenga 45%, sigue ganando 54.000.

Subjuntivo dijo...

Creo que en el fondo estamos de acuerdo, lo que decís está bien, yo coincido.
Pero es que, si hay que empezar por algún lado, yo empezaría por no reclamar si no estoy en condiciones de hacerlo. Si no voy nunca, vivo de licencia, pero igual cobro fortunas por anitguedad, si no me pueden echar, si no hago nada de capacitación, si voy al estado no porque me obliguen o por mi gran conciencia social o moral, sino claramente por lo antedicho, si cumplo todas esas características, ¿da para que me queje? Es mucha caradurez!

De todos modos, hay mucha gente muy valiosa dando clases, sin dudas. Y en general, son los que no se adhieren a los paros.

Al final resulta que la única herramienta que no falla nunca, pero que casi nadie sabe usar parece, es el sentido común.


Salud,
S.

Carpe diem dijo...

Yo estoy igual, don Fodor. Exactamente igual. Y tengo toda la sensación de que detrás de las palabras de ambos bandos se esconde otra cosa que no logro vislumbrar.
Le agradezco haber puesto en palabras básicamente lo mismo que me sucede (quitando la parte de su pasado europeo, claro). Pensé en hacer lo propio pero realmente es tal la cantidad de cosas que se me cruzan por la cabeza que se me hace imposible ordenarlo.
En fin, quizás después pueda acotar alguna otra opinión más personal.

Weltklang dijo...

Yo estoy en su misma posición. Miro por la ventana todo este asunto y no me animo a tomar partido, porque parece que el sacudón va a dejar fuera de escuadra al los que se peguen a un marco.
No entiendo a las señoras que salen a golpear su cacerola ¿que esperan? ¿papas a precio dolar?
Si entiendo que los pequeños productores, están agarrados de las pelotas por los grandes, y si quieren exportar no les queda otra, y como ya estaban en el baile, el patrón agarró el rebenque y dijo Bailá, y no les quedó otra.

Igual, dudo que todos los que se desesperaron por dejar alguna palabra en los medios, sepa la diferencia entre trigo y alpiste.

slds
A

gerund dijo...

A lo que vienen hablando con S. voy a sumar algo. Si bien es cierto que mucho de lo que los profesores dan sirve para el futuro (sumado a miles de otras cosas que influyen a niños y adolescentes), también es cierto que nos olvidamos de que los profesores tienen mucho de presente. Que es el ahora el momento en el que se educa a los niños para ese hipotético futuro. Es cierto que por un lado, las huelgas ayudan a una formación de conciencia de derechos, cuando además de las huelgas hay una explicación de su significado. Pero también es cierto que un chico que tiene 3 meses de clase en un año termina perjudicado, muy mucho. Y eso creo que le resta a la justificación del a huelga desmedida.

Estoy de acuerdo en gran parte con lo que dicen ambos, pero ahora que yo también empiezo a ver cómo es estar del otro lado, me doy cuenta de que, lamentablemente, Subju tiene más razón que la que me gustaría (no porque no me guste que tenga razón, sino por lo que eso significa).

En cuanto al asunto del post en sí, creo que muchos estamos tan confundidos como usted y creo que tiene un buen punto con lo del exceso de información (es algo similar a lo que yo comenté en PTM, sólo que lo mío está menos organizado, menos calro y se me escapó más intespestuosamente...).

Besitos

Gisel dijo...

Me pasa lo mismo. Y a la vez hay cosas que se me escapan, más allá de esa falta de información. Por ahí mi duda sea ingenua y simplista, pero si el "verdadero problema" son los pequeños productores, ¿por qué las retenciones, además de ser móviles, no se adecuan a las ganancias de cada cual con respecto a las exportaciones? ¿Por qué favorecer la concentración? Igual no creo que ese sea el "verdadero problema". Y me sorprende lo mal que está tratado el asunto.

Alejandra dijo...

Supongo que en Chile y Argentina la "reparticion de poder" debe ser similar...

Aca la gente de la agricultura tiene bastante poder, lo que se nota en subsidios sin mucha justificacion, rebajas de impuestos y cosas similares, siendo que a estas alturas la agricultura no es la fuerza de la economia, pero existen ciertas regiones del país donde si es importante, por lo que los diputados y senadores de esos sectores, preocupados de sus futuros votos, presionan por medidas a favor del sector agricola aunque no sean beneficiosas para el país en conjunto.

Aparte, historicamente el sector agricola siempre ha estado mejor organizado, y aunque sean pocos los que se benefician de las medidas a su favor, al actuar como uno solo, su presion se siente mucho mas que el resto del pais que es perjudicado, pero no esta "organizado"...

Saludos desde el pais de al lado.. vecinito =)

Naty dijo...

Ah, tengo el mismo problema: nos falta o nos sobra información???

La mayoría sabe que la postura del gobierno no es la inteligente... y con el campo empiezan las dudas.

No sé, no sé... no entiendo mucho de nada y se torna molesta la situación

Lo que se cae de maduro es que esto se termina cuando maten a uno... ahi nos convertimos todos en amigo, y a por la causa común.

Salú!

Fodor Lobson dijo...

Déle don Subjun,
hagámos una huelga blogger para reclamar más sentido común.
;)

Carpe,
probablemente en estos casos siempre hay algo escondido que no llegamos a ver. El asunto está darse cuenta.

Weltklajenjo,
ni siquiera los productores saben ya la diferencia entre el trigo y el alpiste. Les alcanza con conocer la soja, que como cualquier monocultivo extensivo, agota el suelo y lo torna inservible por años. Pan para hoy y hambre para mañana.

Gerund,
En realidad el tema de las huelgas, igual que el de los sindicatos, está totalmente desvirtuado. El objetivo original de las huelgas era conseguir que los industriales mejoraran las condiciones laborales de sus empleados. El objetivo de los sindicatos era el unir fuerzas entre los trabajadores, para poder hacer frente a esos patrones, que se morfaban a los trabajadores con papas fritas si iban de a uno.
Y acá estamos, en la Argentina, un país poco industrializado, en el que las huelgas las hacen los empleados públicos, y los sindicatos son únicamente una máquina de corrupción y enriquecimiento ilícito. Y entonces a la gente, le pasa lo que a don S. y a usted. Paro o sindicato se convierten en malas palabras, recurso de los chantas que quieren a toda costa aprovecharse y no laburar.
Una lástima.

Bienvenida Gisel,
la solución que ud. menciona es tan clara, tan lógica, y sobre todo, es lo que se hace en general con los impuestos, que con toda seguridad, no va a ser aplicada.

Bienvenida Alejandra,
apenas empiezo a conocer los vericuetos politicoeconómicos de la Argentina, tras 10 años, no puedo opinar de los Chilenos... entonces, creeremos lo que ud nos dice ;)

Naty,
y si hay un cabeza de turco a quien perseguir con las horcas y las antorchas, mejor que mejor!!!

Muá dijo...

NOC-NOC!!
Sábado 29 de Marzo de 2008.
20:00 hs.
En:"La Casa de los Títeres". España 1029. Ciudad de Mendoza

muá fes! v.2.
música+performance --libre y gratis

-favor de difundir-

Berrysand

Maguila dijo...

Si los que están al costado de la ruta son "grandes terratenientes" entonces debe estar sembrado de soja argentina hasta venezuela. Los grandes terratenientes siguen exportando, no están de paro. Eso es una percepción que quiere instalar el gobierno. La soja importa poco, fue solamente detonador, revisen el precio máximo que se les fijó a los productores de leche (sin discriminar entre tamberos chicos y grandes), no les cubre los costos.
Claro que hay hipocresía en todos lados, en el gobierno, en las rutas, en los medios y, por su puesto, en los blogs. La información de segunda mano ya no sirve y estamos todos tan desconcertados como usted, pero si la reclama redistribución del ingreso triplica en 4 años su patrimonio (de 5 a 17 millones) y le creemos, estamos en problemas.

Fodor Lobson dijo...

Mua,
aha.... muy interesante su comentario, no había visto el problema desde esa óptica.

Maguila,
ahí está el huevo y no lo pises, hay que discriminar entre productores grandes y pequeños.

Ana C. dijo...

Qué buen post, Fodor. Como extranjero en Argentina y como argentina en el extranjero, a veces estamos en situaciones parecidas.

Uno de los problemas es que el sistema impositivo argentino es medio anticuado y el gobierno no tiene intenciones de modernizarlo. Como no parece tener intenciones de modernizar otras tantas cosas.

María dijo...

Imaginate que todo lo que vos tenés, como pequeño productor ( o sea, no sos el grupo los Grobo, por ponerte un ejemplo) es igual a una gran torta de cumpleaños cuadrada ( si querés, ponele grana verde, asi parece un campito)
Ahora corta, prolijamente, la torta en 100 partes iguales. Pensá que con eo podés alimetar a tu gente y a vos, y vender una parte para seguir haciendo tortas ( o cultivandola, o.....que se yo...se me fue la metáfora al carajo)
Pero de repente, viene uno de afuera y se lleva 45 pedacitos de la torta...
La mesa se va a ver un poco despoblada
Yo estoy en el medio del huracán.

Kaitos dijo...

Gente, el tema no son las retenciones... o por lo menos para mi y para muchos. Lo que me enseñan en la Universidad es que las retenciones a mi trabajo (el agro) son necesarias para fomentar la producción para la demanda interna y para distribuir las riquezas... hablando mas o menos y mal y pronto.

Yo estoy de acuerdo con el aumento de las retenciones, sin embargo...

¿Sólo al campo? ¿Porqué no aumenta el impuesto a las ganancias de los que más ganan? ¿eh?

El campo le genera al estado 50.000 millones por año. Eso, con una retención de entre el 15 y el 35 %. Ahora, quieren poner retenciones mas caras y móviles...

Hace falta la plata en el país para seguir creciendo, y todos aportamos algo pagando nuestros impuestos... Pero los productores, pagan sus impuestos y encima tienen que convidarle al estado una porción de sus ganancias... cuando el aporte del estado al campo, en épocas de pérdida es mínimo. Y sólo declaran la emergencia económica en situaciones extremas.

Nunca llegan las inversiones que servirían al agro, como el dragado de ríos, el mantenimiento de las rutas y el tren brilla por su ausencia. Ni hablar de las políticas de reforma agraria, que hace... ya no recuerdo el año justo... pero mas de 20 años que descansa en un cajón.

El costo del campo, para los que no son importantes empresarios y la elite de la cúpula, es alto. Y otra cosa que nadie evalúa son los riesgos que se corre al producir. O de las decisiones diarias que hay que tomar, todo el día con la calculadora en mano, para ver si conviene o no hacer las tareas... Si es tu único ingreso, te estás jugando mucho.

¿No les parece que se iban a enojar cuando les pidieron más plata? ¿Qué beneficio les dá el estado, aparte de educación para sus hijos y el hospital de la ciudad (lejos del campo)? ¿Seguridad? ¿No les parece que es entendible que ellos quieran ser más independientes? Al fin y al cabo, la educación y la salud privada la obtienen de igual o mejor calidad y a menor precio.

Sí, sé que se dispararían los precios y quizá al cabo de un tiempo los costos serían mayores que teniendo al estado como hijo bobo del campo... pero eso lo aprendés cuando no estás en el campo trabajando.

Encima la Señora presidente está hablando de que el campo está dañando el recurso natural (y de patrimonio de todos los argentinos) que es el suelo. Señora... si quería ponerse a los ecologistas de su lado, arregle el Riachuelo, arregle el tema de las minas a cielo abierto, la pesca indiscriminda (que exporta otro recurso natural íntegramente patimonio de los argentinos a precio euro y no deja retenciones del 30% al estado)... y si quiere populismo, arregle el problema con Uruguay por las papeleras, o que exponga su posición a Chile por las minas del norte. O directamente, impóngales a los pools de siembra un modo sustentable de trabajo. Pero no todo el campo es de pooles de siembra, no aún... Y no toda la soja daña al suelo.

Y los métodos, y las palabras que usan los chacareros... son trabajadores enojados (y atizados por los peces gordos), ni abogados ni estrategas ni oradores... a diferencia de la presidenta... (aunque también está atizada por los peces gordos y amigos)

...

Yo, en particular, estoy muy molesto, incluso indignado con las palabras soberbias de la señora presidente. Más que por los montos, por la forma en que los quieren imponer. Porque, aunque una empresa agropecuaria, sea chica, si tiene soja o maíz... es para exportación. La demanda interna se satisface con una mínima cantidad.
Porque los excluídos van a vender su campo a los mismos de siempre. Porque el estado se acuerda del campo sólo para cobrar.

Disculpe el atropello de espacio.

Saludos

Fodor Lobson dijo...

Ana C,
dele, regale nos un post sobre los impuestos en las Bélgicas...

María,
mmmmspee, pero fíjese que según la prensa de este fin de semana, el gobierno iba a proponer impuestos diferenciales para proteger de alguna forma a los pequeños y medianos productores (que representan solamente un 20% de la soja exportada) y el "agro" (o los que lo representaban) se negaron rotundamente a que el impuesto fuera variable, según la capacidad de los productores... y no es que defienda al gobierno (créame, nada más lejos de mi intención que avalar la política de los K), pero no me vengan con pequeños productores, cuando los que están detrás de esto son los grandes. Hay 65.000 productores/exportadores de soja, y el 80% del volumen exportado está en manos de 2.000 de esos 65.000!!!

Kaitos,
Concuerdo con que la suba de los impuestos a la exportación no debería repercutir sólo en el agro y con que la Kentucky Fried Chicken es una impresentable.

Minombresabeahierba dijo...

El gobierno tendria que publicar en forma muy sencilla (no en boletines internos que el pueblo no entiende ni recibe) lo que hace con el dinero que recauda. La Presidente en los cuatro discursos inutiles y agraviantes que dio, podria haber incluido cinco minutos explicando el destino concreto con numeros de las retenciones y eso hubiera aplacado los animos...a menos que ese dinero se utilce para objetivos extraños.

Tirar leche y comida es algo que cualquier persona con buena "leche" jamas hace, pero dadas las condiciones del paro, las vacas deben ser ordeñadas igual dos veces por dia sino se enferman, y no tengas dudas que para un tambero derramar leche le hace derramar lagrimas de tristeza. Logicamente no a Mastellone (La Serenisima)
saludos